domingo, 23 de enero de 2011

Y puedes decirle a todos... que es tu canción.



Así te conocí...flaco.
Abril del 2003
En lunes en la noche y como resultado de una cita que se da por Internet.
Así me despedí la primera cita que tuvimos, Ahí nos vemos.

No se ni como empezar a escribir esto.
No quiero caer en mil cliches y escuchar las abzurdas respuestas de "estas cosas pasan" o "así es la vida"

Más que relato cursi dramático sólo es para poder desahogarme un poco.

Necesito desenredar un poco de nudos que hay en mi cabeza en estos momentos.

Pasamos juntos Navidad y Año Nuevo.
Pasaste toda un día buscando dónde comprarme mis brownies. Llegaste a ganarte a mi mamá cabrón. Íbamos a todas partes juntos. En esos días, recuerdas, con sólo 2 cervezas y a mi ya no se me entendía lo que decía. Aún no era Chelero, aún no era Gavilán.

Fuiste tu el sujeto del que siempre platico mi anécdota trillada y que da risa de que "soñaba vernos envejecer juntos y viendo el atardecer en las mecedoras" porque la neta si lo pensaba, si lo quería.

Eras el tipo con el que aún presumo con todos los cuates que me llevó serenata. El que llegaba ahogado de borracho cantándome las de José Alfredo y con rosas en las manos. "desde el día en que llegaste a mi vida...."

Recuerdas cuando yo aún lloraba por la muerte de mi papá y me abrazaste y me dijiste (y le dijiste) que ibas a cuidar que nada me pasara.

Quien me resolvía mis problemas de PC... es más quien me enseño a usar la PC. Fuiste quien me regalo mi edición de lujo de comic's, quien me dio el Wolverine que aun esta sobre mi escritorio. El que me compró mi mascara de lucha libre de Atlantis. Fuiste con quien pase conciertos, cantando bajo la tormenta. Tu me enseñaste a manejar. Me acompañabas a mis reuniones de teatro. Manejabas hasta las 3 de la mañana para llevarme a mi casa. Escuchabamos la misma música, comprendias mis estados de animo. Cantando en la casa de mis amigos esas rolas de Guns y The Cure.

¿Recuerdas cuando me amenazaron de golpearme? me dijiste que pasará lo que pasará no dejarías que nadie me dañará.
Me ayudaste a instalar mi oficina y colocar mis planos. Te dedique muchas entradas en mi blog, te dedique muchas noches de borrachera. Te dedique mi canción. Fueron gratos años a tu lado, comer en tu casa, comer en la mía. Eras fan de Radioactivo. Aún escucho las líneas que me cantabas de la canción de Elthon John "Your Song", me la cantabas siempre, me la dedicabas a cada rato. Me cantabas "Yellow" de Coldplay, aún te veo sentado con la cerveza en mano cantándome "No dejes que nos coma el diablo amor..."

Este sentimiento de angustia y soledad que tengo sólo estaba presente cuando terminamos. No veía mi vida sin ti. 1 año entero me pase encerrado casa sin poder salir del dolor, de la desesperación, de la angustia.

Pinche puta vida de mierda que te llevo sin dejar que nos tomáramos otra cerveza juntos.

Todos los días más de 3 o 4 veces recibía mensajes tuyos. Mis amigos se convirtieron en tus amigos.
También pasamos malos ratos, los últimos encuentros fueron los más tropezados.

Cuando terminamos te lo dije muy claro; NO... no voy a dejarte ir así de simple, porque eso sería como decir que para mi no significas nada y no era así. Pese a eso cada quien siguió su camino. Jamás he vuelto a sentir ese vacio en el estomago tan grande.

Pese a todo, me llevaste a casa, aún cuando te había roto la nariz de un madrazo por el coraje de saber que ya no iba a tenerte a mi lado.

Pese a todo, nos volvimos a reunir, pudimos platicar tantas cosas, nos perdonamos por el daño que nos causamos, nos despedimos como buenos amigos, nos abrazamos.
Escuche de ti; te amo y nunca he encontrado alguien como tú. Eres el parámetro para mis relaciones y nadie ha logrado lo que tu has logrado.

Ya han pasado los años.
Hoy en día la fortuna me ha permitido compartir mi vida con una persona maravillosa a la que adoro, y con el cual he vivido un mundo de diferencia y que hemos forjado nuestra propia historia.

Aún así no deja de dolerme mucho, pues fue una "bonita" relación de años (si, bonita; cursi, tierna, y demás cosas) que agradezco a la vida que me permitiera vivir contigo.

Me duele mucho flaco...
pero agradezco a la vida que me permitiera el habernos podido despedir bien.
Sólo quiero despedirme de ti contento de haberte conocido, de haber podido vivir contigo tantas cosas.
Dios...duele tanto...
quisiera que pasaras por mi para ir a cenar mientras te platico mis planes...

Quiero recordarte sonriendo y cantando...
Juanito... es mi canción... y es para ti.
Y puedes decirle a todos... que es tu canción
y puedes que sea muy simple más es su razón...
Que no te importe, que no te importe lo que pueda decir...
...el mundo es perfecto hoy que estas aquí.

1 comentario:

mario dijo...

wey me mato tu relato pues yo tengo uno similar solo que en mi caso por estupido lo deje ir un mes mas de lucha y lo hubiera tenido de regreso conmigo